Derecho Laboral

Despido injustificado

¿Cuándo estamos ante un despido injustificado?

Cuando el empleador invoca una causal legal injustificada para despedir al trabajador y no pagar las indemnizaciones legales que corresponden.

No justificar un término al contrato de trabajo influye en las indemnizaciones que tenga derecho a percibir el trabajador, por ejemplo, las indemnizaciones por años de servicios y mes sustitutivo de aviso previo.

Es por esto que hay causales que dan derecho a obtener indemnizaciones, y otras que no dan derecho a indemnización alguna; pues bien, esto podría incentivar a un empleador a aplicar una determinada causal, fuera del supuesto de hecho que la fundamenta, con el objeto de no pagar indemnizaciones.

Para evitar que esta situación ocurra, la ley entrega la posibilidad al trabajador de impugnar la causal invocada por injustificada, indebida o improcedente.

Si la causal aplicada se califica como injustificada, indebida o improcedente, el efecto será la obligación del empleador de pagar la correspondiente indemnización incrementada en un porcentaje superior al 60% u 80%, dependiendo de las circunstancias concretas.

Los casos más comunes de despidos injustos que persiguen el no pago de las indemnizaciones, son el despido por las siguientes causales:

 

– Falta de probidad, por ejemplo; acusación falsa de robo o hurto de material de trabajo.

– No concurrencia al trabajo por dos días seguidos.

– Abandono intempestivo del lugar de trabajo.

– Incumplimiento grave de las obligaciones del contrato.

Es muy importante que, si consideras que el despido es injustificado, haga valer sus derechos dentro del plazo que establece la ley, plazo que puede suspenderse cuando se presenta un reclamo laboral ante la Inspección del Trabajo, plazo que se suspende hasta 90 días en total.

 

El contrato de trabajo sólo puede terminar por una causa legal; y en un contexto de un juicio laboral por despido injustificado, la acreditación de la causal corresponde al empleador, es él quien debe probar que el despido tiene mérito. Sobre esto, es necesario señalar que para el trabajador no es necesario acreditar que no incurrió en una causal señalada.

 

En resumen; hay despido injustificado cuando se despide verbalmente sin señalar causal alguna, cuando al señalar una causal esa no se ajusta a la realidad existiendo discrepancia con lo que pueda alegar el trabajador; y hay despido injustificado cuando el empleador señala una causal que se ajusta a la realidad pero no se cumple con las formalidades establecidas en la ley para que sea un despido válido, pudiendo incrementar a modo de castigo el monto de las indemnizaciones por años de servicio en un 30%, 50%, 80% o 100% inclusive según el caso.

    ¡En bgl Abogados, estamos contigo!

Revisamos tú caso y te contactamos a la brevedad. El fin es entregar una orientación jurídica necesaria para la solución de tú problema. Nuestro compromiso es siempre con y para el cliente, es por ello que decidimos innovar en distintas alternativas para poder siempre estar en contacto, procurando, además, la mayor rapidez y fluidez en el proceso, por ejemplo, coordinar visitas a domicilio, correo electrónico, comunicación vía whatsapp, video conferencias, video llamadas o agendar una hora para visitarnos en alguna de nuestras oficinas.

× Whatsapp